La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

10 motivos para promover la hidroelectricidad
Tamaño de la letra

Representantes de más de 170 países llegaron a un consenso en la Conferencia de Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, en Johannesburgo (2002), y en el 3º Foro Mundial del Agua, en Kyoto (2003): toda generación hidroeléctrica es renovable y merecedora de apoyo internacional. Lea, abajo, las diez razones que los llevaron a esta conclusión.

1. Hidroelectricidad es una fuente renovable de energía.

La hidroelectricidad aprovecha la energía del agua corriente de los ríos para producir electricidad sin reducir la cantidad del agua. Por este motivo, todos los emprendimientos hidroeléctricos, de pequeño o gran porte, al hilo de agua o de almacenamiento, se encuadran dentro del concepto de fuente de energía renovable.

2. La hidroelectricidad viabiliza la utilización de otras fuentes renovables.

Las centrales hidroeléctricas con embalses ofrecen flexibilidad operacional incomparable ya que pueden responder inmediatamente ante las fluctuaciones de la demanda de electricidad. La flexibilidad y capacidad de almacenamiento de las centrales eléctricas las hacen el medio más eficiente y económico para dar soporte al empleo de fuentes intermitentes de energía renovable, como la energía solar o la energía eólica.

3. La hidroelectricidad promueve la seguridad energética y la estabilidad de los precios.

El agua de los ríos es un recurso doméstico y, al contrario del combustible o gas natural, no está sujeta a fluctuaciones de mercado. Además, la hidroelectricidad es la única gran fuente renovable de electricidad y su relación costo beneficio, eficiencia, flexibilidad y confiabilidad ayudan a optimizar el uso de las usinas térmicas.

4. La hidroelectricidad contribuye al almacenamiento de agua potable.

Los embalses de las centrales hidroeléctricas colectan el agua de la lluvia, que puede entonces ser utilizada para consumo o para irrigación. Al almacenar agua, ellos protegen los acuíferos contra el agotamiento y reducen nuestra vulnerabilidad a inundaciones y sequías.

5. La hidroelectricidad aumenta la estabilidad y la confiabilidad del sistema eléctrico.

La operación de los sistemas eléctricos depende de fuentes de generación rápidas y flexibles para atender a las demandas de pico, mantener los niveles de tensión del sistema y restablecer prontamente el suministro después de un corte de luz. La energía generada por instalaciones hidroeléctricas puede ser inyectada en el sistema eléctrico más rápidamente que la de cualquier otra fuente energética. La capacidad de la centrales hidroeléctricas para ir desde el cero hasta la producción máxima, de manera rápida y previsible, las hace excepcionalmente adecuadas para atender las alteraciones del consumo y ofrecer servicios auxiliares al sistema eléctrico que mantengan el equilibrio entre la oferta y la demanda de electricidad.

6. La hidroelectricidad ayuda a combatir cambios climáticos.

El ciclo de vida de la hidroelectricidad produce cantidades muy pequeñas de gases del efecto invernadero (GHG – “greenhouse gases”). Al emitir menos GHG que centrales movidas a gas, carbón o petróleo, la hidroelectricidad puede ayudar a retardar el calentamiento global. Aunque solamente el 33% del potencial hidroeléctrico disponible haya sido aprovechado, la hidroelectricidad actualmente evita la emisión de GHG correspondiente a la quema de 4.400.000 de barriles de petróleo diariamente, en ámbito mundial.

7. La hidroelectricidad mejora el aire que respiramos.

Las usinas hidroeléctricas no producen contaminantes del aire. Muy frecuentemente, ellas sustituyen la generación a partir de combustibles fósiles, reduciendo así la lluvia ácida y el humo. Además, los emprendimientos hidroeléctricos no generan subproductos tóxicos.

8. La hidroelectricidad ofrece contribución significativa para el desarrollo.

Las instalaciones hidroeléctricas traen electricidad, caminos, industria y comercio para las comunidades, desarrollando así la economía, ampliando el acceso a la salud y a la educación, mejorando la calidad de vida. La hidroelectricidad es una tecnología conocida y comprobada hace más de un siglo. Sus impactos son bien comprendidos y administrables, mediante medidas de mitigación y compensación de daños. Ofrece un vasto potencial y está disponible donde el desarrollo es más necesario.

9. Hidroelectricidad significa energía limpia y barata para hoy y mañana.

Con un promedio de vida útil de 50 a 100 años, los emprendimientos hidroeléctricos son inversiones de largo plazo que pueden beneficiar a varias generaciones. Se pueden actualizar fácilmente con la incorporación de tecnologías más recientes, y tienen costos muy bajos de operación y mantenimiento.

10. La hidroelectricidad es un instrumento fundamental para el desarrollo sostenible.

Los emprendimientos hidroeléctricos que son desarrollados y operados de manera económicamente viable, ambientalmente sensata y socialmente responsable, representan desarrollo sostenible en su mejor concepción. Esto es, “desarrollo que atiende hoy a las necesidades de las personas, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de atender a sus propias necesidades” (Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo, 1987).

Fuentes:IHA – International Hydropower Association
NHA USA – USA National Hydropower Association
INHA – Indian National Hydropower Association
NHA Nepal – Nepal Hydropower Association
CHA – Canadian Hydropower Association

Contenido Relacionado
No hay archivos disponibles.