La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Monitoreo y Evaluación Ambiental
Tamaño de la letra

El compromiso de Itaipú con la cuestión ambiental y principalmente con la calidad del Agua del Rio Paraná se reveló antes de las obras del emprendimiento. El monitoreo del agua se inició en 1977 con el objetivo de caracterizar y evaluar las alteraciones en ecosistema acuático con la finalidad de proponer acciones mitigadoras de los posibles impactos más allá de proporcionar el uso múltiple del agua.

A partir de entonces otras acciones de monitoreo se fueron incorporando y nuevas metodologías se propusieron para alcanzar aquellos y nuevos objetivos, como por ejemplo, verificar la mejora de la calidad del agua por medio de acciones conservacionistas de agua y suelo propuestas por el programa Cultivando Agua Buena. Esta nueva red establecida viene demostrando resultados interesantes y positivos que son nada más que frutos recogidos por toda la comunidad de la región.

Laboratorio Ambiental

El Laboratorio Ambiental  de  Itaipú  fue implantado en 1991 y actualmente realiza cerca de 13.000 exámenes por año, atendiendo las necesidades de varias acciones ambientales desarrolladas por diversas áreas de la empresa, comprendiendo su actividad en investigaciones y monitoreo ambiental y biológico.

La evolución de los métodos y de la tecnología de los equipos, hace del Laboratorio Ambiental de Itaipú una referencia en el campo de la prevención, diagnóstico y control de enfermedades, en la obtención de parámetros de análisis ambientales y en el desarrollo de pesquisas. A partir del estudio de los datos obtenidos es posible elaborar un perfil del medio ambiente y trazar metas para mejorar la calidad de vida en el ecosistema.

Monitoreo participativo

Tomando en cuenta los problemas nacionales y regionales de la calidad de las aguas para abastecimiento público, recreo, generación de energía y otros usos, y la frecuente floración de algas indeseables y la proliferación excesiva de plantas acuáticas, se hace imprescindible un programa de monitoreo y evaluación ambiental que represente un método seguro para verificar las necesidades reales de intervenciones en cuencas hidrográficas.

Por esto, Itaipú Binacional elabora sistemáticamente diagnósticos del reservorio y de su área de influencia, a fin de proporcionar parámetros e indicadores que orienten y prueben los aspectos ambientales relacionados a las acciones desarrolladas en la BP3.

Uno de los objetivos es estimular y auxiliar la creación de grupos de agentes comunitarios, en carácter voluntario, para la evaluación de la calidad del agua de los ríos de las microcuencas de la región, utilizando herramientas integradas de análisis, y así formar una red de monitoreo participativo.

Para atender a los objetivos de esta iniciativa, Itaipú mantiene el monitoreo en antiguas estaciones localizadas estratégicamente en la BP3 (43 estaciones) y que son de extrema importancia para evaluación de las tendencias del ecosistema.

El programa participativo de evaluación de la calidad del agua con los agentes comunitarios cuenta con el acompañamiento periódico de investigadores, buscando auxiliar al grupo de voluntarios para alcanzar estándares excelentes de eficiencia y de manera que los datos obtenidos sean reconocidos oficialmente. El establecimiento de los lugares de colecta, periodicidad y formas de divulgación de los resultados son decididos en común acuerdo entre las partes.

Con el monitoreo participativo se crearon siete grupos de agentes comunitarios, que monitorean los ríos Sabiá y Xaxim, en los municipios de Matelândia y Céu Azul, los ríos Toledo y Lopeí, en el municipio de Toledo, en la Sanga Funda y en el río Ouro, en el municipio Ouro Verde do Oeste, en los ríos Tucano y Guavirova, en el municipio de Santa Terezinha de Itaipú, y en los ríos São João y Buriti, en el municipio de Itaipúlândia.

Otro frente de trabajo del programa es una sociedad con la Universidad Federal del Paraná (UFPR), que permitió elaborar un diagnóstico de las aguas subterráneas de la Cuenca del Paraná 3.

Más allá de los beneficios para la comunidad en general, el programa es de gran utilidad para los Comités de Cuenca, porque consiguen elaborar un Plan de Dirección de la Cuenca detallado, con base en los datos colectados, dando soporte a la toma de decisiones en cuanto a los estándares de calidad de las aguas compatibles con sus usos múltiples.

Los actores sociales de la BP3 son protagonistas en el monitoreo, evaluación, Redefinición e implementación participativa de los programas y acciones del Cultivando Agua Buena.

El acompañamiento de los resultados y progresos del programa Cultivando Agua Buena es hecho de forma continua tanto internamente como con el público externo.

Internamente se realiza a través del sistema informatizado GPA – Gestión de Programas y Acciones donde se registran la evolución física, las metas, evolución financiera y análisis de lo previsto por realizado, con la consecuente revisión.

Externamente, el acompañamiento se realiza sistemáticamente por los comités gestores, pero anualmente, integrando a todos los programas y acciones, se realiza un amplio proceso de evaluación y planificación, a través de los pre encuentros y encuentro del Cultivando Agua Buena. Primero, se realizan reuniones en cada municipio para evaluar las acciones de los programas en desarrollo. Participan los miembros de los comités de las microcuencas y otros socios. Ellos realizan la evaluación y proponen mejoras, inclusive de prácticas e iniciativas de otros socios.

Después de los pre-encuentros, el material se consolida y se presenta en los encuentros anuales del Cultivando Agua Buena. Las mejores prácticas se presentan en talleres temáticos agrupados por afinidad de temas, siempre vinculados a un eje que varía de año en año. Los resultados de los talleres permiten evaluar, discutir, perfeccionar, estimular e implantar las propuestas o prácticas en los municipios.

Contenido Relacionado
No hay archivos disponibles.