La mayor hidroeléctrica del mundo en producción de energía

Responsabilidade Social
Instituciones unen esfuerzos para luchar contra el feminicidio y otras formas de violencia hacia la mujer
Tamaño de la letra
08/11/2019

La ITAIPU Binacional, el Ministerio de la Mujer y ONU Mujeres se alían para generar conciencia sobre una problemática que golpea a la sociedad y va subiendo de tono, el feminicidio, como también con relación a las consecuencias negativas de cualquier otro tipo de violencia hacia las mujeres. En este sentido, se llevó a cabo este jueves la conferencia magistral “El paso del tiempo: feminicidios en Paraguay”, en el Centro de Recepción de Visitas de la hidroeléctrica, que estuvo a cargo de los expertos Enrique Kronawetter y Ana Barreto.

Este evento se desarrolló como parte de la programación prevista por la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación Contra la Violencia de la Mujer, que es este 25 de noviembre. Edgar Azucas, asesor de Responsabilidad Social de la ITAIPU, mencionó que la Entidad apoya al Ministerio de la Mujer en la tarea de erradicar la violencia contra las mujeres y la prevención del feminicidio. Además, refirió que mantiene un fuerte compromiso con la equidad entre hombre y mujeres, adhiriéndose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, los Principios de Empoderamiento de las Mujeres de Naciones Unidas y el Pacto Global.

Los expositores, Kronawetter y Barreto, se explayaron sobre la historia del feminicidio en nuestro país, la implementación de la Ley 5.777/16 “De Protección Integral a las Mujeres contra toda forma de violencia” y la tipificación del hecho punible de feminicidio.

El doctor Kronawetter explicó que hablar de feminicidio implica tratar de la vulnerabilidad de la mujer, como tal, en cuanto a que es víctima, no solamente de un hecho aislado de violencia sino por el ciclo de agresión que existe. Acotó que este ciclo, con frecuencia se toma con normalidad, e incluso con omisión por parte de las autoridades de prevención, por lo que es necesario crear conciencia con respecto a esta figura que tiene cobertura internacional.

Remarcó que esta conferencia y la unión de las organizaciones sociales e instituciones del Estado son una optimización de los Derechos Humanos en su consagración universal, sobre una circunstancia que por muchos siglos fue omitida, a veces por olvido, y otras intencionalmente, por la cultura de sometimiento a la mujer.  “Hoy tenemos sometimientos trágicos de lo que es el feminicidio y creo que esto, lamentablemente, digo en sentido de ejemplificación, nos demuestra la importancia de tener que regular la figura de sancionar y, al mismo tiempo, emitir un mensaje fuerte desde el Estado de que no se va a tolerar este abuso que se ha dado sistemáticamente en contra de las mujeres”, acotó el abogado.

Protocolos de prevención

Precisó que se trata de un trabajo conjunto, coincidente y convergente de todas las instituciones, principalmente del Ministerio de la Mujer con otros organismos, y que es importante que tanto el sector privado como el público tengan la experticia para que se puedan aplicar los protocolos de prevención.

Enfocarse desde la prevención es primordial, enfatizó el doctor Kronawetter, pues, el feminicidio es trabajar sobre un hecho consumado, y el objetivo es que ya no ocurran más casos. “Por eso, el lema ´Ni una menos´ hace referencia a que hay que trabajar e insistir en la prevención, y la represión es justamente la configuración del hecho punible; pero, en realidad, la gran misión de la ley es la prevención, y que esto se articule en todos los organismos del Estado”, añadió.

No a la agresión

El principal problema en la violencia hacia la mujer, refirió el experto, es que la sociedad todavía normaliza la agresión, que, en ocasiones, se caratula como lesión, y no se visualiza por parte de los investigadores, principalmente la Fiscalía, la distinción entre un ciclo de violencia que es casi seguro que termine con el feminicidio. Esto implica que no se toman las medidas de prevención para romper ese círculo pernicioso, comentó.

“Creo que, aprovechando este evento, se tiene que tratar de mirar esta ley sin prejuicios; sin ningún tipo de preconceptos que establezcan que esto está hecho de una defensa como intereses de género, que no tiene nada que ver. Acá lo que se está protegiendo es la vida, y, principalmente, un sector vulnerable, y hay que entender que, en nuestra Constitución, no solamente se habla de la igualdad ante la ley, sino que hay que ver todos los obstáculos de los sectores vulnerables”, indicó.

Por su parte, la ministra de la Mujer, Nilda Romero, dijo que combatir la violencia contra las mujeres es un paso fundamental para alcanzar la igualdad real entre las féminas y los hombres en los diversos ámbitos de la vida, y esa es la meta que el Estado paraguayo se comprometió a alcanzar para el año 2030, teniendo en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Acotó que con la Ley 5777/16, Paraguay se une a los países que adoptaron las normas de segunda generación, que significa que son leyes que reconocen la violencia contras las mujeres más allá del ámbito doméstico o de relaciones de pareja. “La integralidad también hace referencia a la conceptualización de las diversas formas de violencia, haciendo un enfoque de las actuaciones estatales que abordan la agresión desde sus distintas competencias y jurisdicciones respectivas, en los ámbitos de la educación, del trabajo, y el ejercicio de la vida pública”, reiteró.

Explicó que hay un gran compromiso de la sociedad paraguaya en el combate hacia este flagelo; sin embargo, es necesario trabajar cada vez con mayor fuerza, pues, la violencia afecta a todos.