Líder mundial en generación de energía limpia y renovable

Medio Ambiente
Comité Gestor de la RBI repasó acciones impulsadas en el 2022 durante segunda reunión anual
Tamaño de la letra
23/11/2022

El Comité Gestor de la Reserva de Biósfera ITAIPU (RBI) mantuvo su segunda reunión anual para repasar las acciones impulsadas en el 2022 y analizar las iniciativas a ser priorizadas el próximo año. El objetivo es seguir posicionando a este territorio, que abarca 16 municipios de los departamentos de Alto Paraná y Canindeyú, como un sitio de conservación de la biodiversidad y de desarrollo sostenible.

El encuentro tuvo lugar en el Centro Internacional de Hidroinformática (CIH) de la Binacional, situado en Hernandarias, y participaron representantes de las diferentes divisiones de la Entidad que conforman el comité gestor. El ingeniero Carlos Flores, superintendente de Gestión Ambiental y coordinador del Comité Gestor, brindó unas palabras de apertura y resaltó la importancia de las acciones para la consolidación de la RBI.

Walter Groehn (izq.) y Carlos Flores

Seguidamente, Walter Groehn, de la División de Áreas Protegidas y coordinador técnico alterno, explicó que esta reunión tuvo el propósito de evaluar las tareas que se desarrollan en la RBI y cuáles podrán ser reforzadas en el futuro. Para el efecto, se puso a disposición de los integrantes un cuestionario sobre los trabajos promovidos, de manera a tener un panorama sobre la efectividad, pertinencia y necesidades en cada localidad del vasto territorio que alberga la RBI.

Daniel Vázquez, coordinador del CIH de ITAIPU, relató que una de las tareas que se vienen impulsando en el último tiempo es la construcción de indicadores en el territorio de la RBI, los cuales están categorizados en hidrología (disponibilidad de agua), morfológica (sedimentos), calidad de agua (estado ecológico), conectividad (bosques protegidos de cursos hídricos y conectividad biológica terrestre), entre otros aspectos.

Daniel Vázquez

Con estas informaciones se podrá tener perspectivas más puntuales acerca de las condiciones que se presentan en los diferentes municipios y así servir de ayuda para decidir las siguientes determinaciones. La intención es que estos datos estén disponibles en un portal web en el futuro para consulta de los interesados.

En lo que se refiere a las iniciativas de educación ambiental realizadas, Aurora Ortega, de la División de Educación Ambiental, informó que se dio especial destaque al curso de formación de promotores ambientales en las instituciones educativas regionales, dependientes del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC). En total, fueron capacitados 52 docentes en dos cursos presenciales, los cuales incluyeron los módulos Ecología y Medio Ambiente; Ecología y Sociedad; Impacto Ambiental; Elaboración de Proyectos; y Educación Ambiental como Herramienta de Cambio.

Aurora Ortega

Este curso busca que los profesores se conviertan en agentes activos y multiplicadores de protección ambiental, para que así transmitan sus conocimientos a los alumnos y pobladores de sus respectivas ciudades, en pos del cuidado de la biodiversidad y el desarrollo sostenible.

Actualmente, la División de Educación Ambiental está realizando un curso online de esta misma índole, en el que se pudieron anotar docentes de Educación Escolar Básica y Educación Media de todo el país.

Buenas prácticas y reforestación

Entre otras acciones ejecutadas en el 2022, también se destacan las capacitaciones sobre buenas prácticas agropecuarias a los productores locales, en el marco del proyecto Yvyrandu. Este emprendimiento tiene el fin de brindar asistencia directa a los agricultores para que instauren la producción sostenible en sus fincas, con el apoyo de los municipios locales. Asimismo, se les insta a tener el aspecto laboral en regla, lo que significa poseer contratos con el personal y proporcionar condiciones dignas de trabajo. Ciudadanos de varias comunidades de los dos departamentos afectados ya recibieron la instrucción.

Igualmente, se llevaron adelante tareas de restauración forestal para recuperar la cobertura boscosa que fue dañada en los últimos años, principalmente a causa de incendios. Dentro de estos emprendimientos emergen el proyecto ITAIPU Preserva y recientemente la campaña de arborización Heñói. Esta última se encaró en conjunto con las comunidades locales, concientizando así sobre la importancia de los árboles y el cuidado del agua.

Vale remarcar que, en julio del presente año, se promovió el curso denominado “Introducción a la Reserva de Biósfera ITAIPU (RBI)” en forma virtual. Contempló los módulos Desafíos de la Reserva de Biósfera; las Reservas de la Biósfera como oportunidad; Reserva de la Biósfera ITAIPU; y Reserva de Biósfera en Acción. Finalizaron esta instrucción 30 participantes.

La RBI posee una superficie de 1.047.438 hectáreas y en ella viven alrededor de 250.000 habitantes. Los objetivos y las acciones prioritarias implementados en este territorio son definidos en consenso por la Dirección de la RBI, un comité gestor y un comité multisectorial (incluye a representantes de organismos y la población local). La reserva debe cumplir tres funciones complementarias: conservación, desarrollo y apoyo logístico dentro de su territorio. La Superintendencia de Gestión Ambiental de ITAIPU lleva adelante la coordinación general y las técnicas de las acciones implementadas en la RBI.